Categoría: Sexo y sexualidad

Continue Reading

Una caricia en una nalgada: una guía para las nalgadas, entre el amor, las manos ardiendo y culitos rojos

Mademoiselle Lambercier ejerció una autoridad maternal, también en infligirnos el castigo de los niños. Quién iba a pensar que esta disciplina infantil, recibida a la edad de ocho años por una mujer de treinta, podría influir en mis propensiones, mis deseos, mis pasiones para el resto de mi vida.

Jean-Jacques Rousseau

Sin duda, el gran filósofo y escritor suizo Jean-Jacques Rousseau no fue el primero en disfrutar (en el verdadero sentido de la palabra) del “castigo de los niños”, es decir, de las nalgadas. Y no fue el último. Por ejemplo, en la Inglaterra victoriana (1837-1901) el tema pornográfico más de moda era el de las nalgadas, junto con los azotes: Londres fue invadida no solo por dibujos, fotografías y libros eróticos dedicados al tema, sino también por una horda de practicantes profesionales, que vendían su maestría por algo de dinero.

Obviamente, también la pornografía moderna ha dedicado mucha atención a las nalgadas, especialmente desde los años ochenta, cuando se fundó en Estados Unidos un increíble número de revistas dedicadas a las nalgadas (“spanking” en inglés, la lingua franca de todas las “rarezas” sexuales…), casi todas fracasaron con el boom de Internet. Por otra parte, se ha lanzado una avalancha de sitios web especializados…

Pero, ¿qué son las nalgadas? El término, como ya se ha mencionado, indica en inglés simplemente el acto de dar nalgadas. En la cultura específica del BDSM, sin embargo, indica el uso de las nalgadas como un acto erótico entre adultos (cuando se trata de la parafilia ligada a la excitación causada por las nalgadas a los niños se usa el término dipoldismo… que no tiene nada que ver con las nalgadas entre adultos).

Estrictamente hablando, “spanking” solo debería referirse a dar nalgadas a mano (y en ese sentido usaremos el término aquí), pero a menudo el término se usa extensivamente para todas las prácticas sexuales que involucran infligir golpes en el trasero con una variedad de herramientas, desde raquetas a cinturones, hasta el látigo.

Las nalgadas son una práctica muy extendida incluso dentro de parejas que generalmente se limitan al sexo “vainilla” (es decir, sexo estándar, tradicional, sin elementos de sadomasoquismo o fetichismo). En estos casos, junto a los azotadores que afirman estar buscando “la conexión emocional y la emoción compartida” con los nalgueados y otros que describen las nalgadas como “una forma de sentir el cuerpo, los músculos, los nervios, la piel, el olor, los olores, el sudor, una forma de ofrecerse o de ofrecerse una nueva experiencia”, también están los que confiesan: “Creo que lo más emocionante del mundo es tener un lindo y apretado trasero femenino con dulces curvas bajo tu nariz. Después de todo, para mí las nalgadas son sólo una excusa para tocar y jugar.”

El uso de las nalgadas en las relaciones sadomasoquistas es diferente, pues se utiliza como castigo en el ámbito de la educación y formación de los esclavos. El castigo puede ser principalmente físico, cuando quien golpea lo hace con fuerza y sin descanso, para causar dolor del nalgueado; o sobre todo mental, aprovechando la humillación inherente al gesto mismo y quizás amplificado por la exposición del trasero desnudo del nalgueado frente al maestro vestido o incluso en público.

Pero las nalgadas también son muy apreciadas por los amantes de los juegos de rol: en este caso se puede interpretar a la niñera que educa al niño de la casa, al jefe de la oficina que nalguea a la secretaria, al profesor que castiga al estudiante… A algunas personas les gusta escenificar un incesto (madre e hijo, tío y sobrino…) o, más en general, les gusta que el nalgueado interprete el papel de un niño; este hecho a veces se interpreta erróneamente como una relación de pseudo-pedofilia, pero en realidad el nalgueado no quiere excitarse en absoluto nalgueando a un niño, sino nalgueando a un adulto vulnerable como si fuese un niño.

Continue Reading

El encanto (indiscreto) del intercambio de pareja

Según datos de una encuesta reciente, el intercambio de parejas es muy popular en España, hay más de 2 millones de españoles que han intentado al menos una vez en sus vidas, mientras casi un millón practican el swing con una cierta regularidad. Y si muchos lo han hecho, muchos más han pensado hacerlo, como dice en una entrevista la popular actriz Kyra Miró, la protagonista de la comedia Dos más dos.

Pero no imaginar muchos de su vecino el hogar, en promedio, tiene una edad entre 30 y 50 años, con una condición social y medio-alto profesional y llevar una vida normal. Para obtener más información sobre el fenómeno de cambiar y los efectos que tiene en relación con estos juegos eróticos pareja, entrevistamos Pedro, administrador del sitio intercambiodeparejas.net.

¿En su experiencia, el intercambio es una moda o es realmente un deseo y una necesidad general de parejas reales?

En primer lugar, vamos a aclarar que esto no es una parafilia o práctica sexual en sí misma patológica. Sin embargo, a juzgar por la proliferación de sitios de Internet y clubes dedicados a las personas que aman el intercambio de pareja, podemos decir que es un deseo real. Muchos se quedan con el swing como una fantasía para toda la vida, sólo imaginan, otros van para la acción.

¿Lo que hace que un hombre o una mujer para vivir realmente en vivo una traición? Parece una opción autodestructiva…

Los swingers no engañan, porque la pareja tiene relaciones sexuales con otra persona por consenso, no se esconde del esposo o esposa. El intercambio de parejas está negociado, es una especie de traición consciente, consensuada, sobre todo porque el elemento más importante es la voluntad de ambos, no tiene celos o el resentimiento, que de otro modo haría arruinar la relación.

Los libertinos son a menudo las personas que tienen problemas al conectar el deseo erótico. Abandonan el sexo tradicional, para encontrar formas alternativas de excitación que les ayudan a encontrar la pasión que, en la cama de la casa, ya no pueden encontrar.

¿Pero el intercambio es una perversión?

No, es una elección libre de los adultos. El mundo de hoy ofrece miles de estímulos eróticos, que afecta a la evolución de nuestra sexualidad: no es suficiente un tobillo femenino para excitar a un hombre. En el intercambio de pareja esta tendencia a transgredir se toma a los extremos. La gente hoy en día quiere probar todo. El intercambio de parejas, sin embargo, no necesita del amor, por el contrario: es una relación puramente sexual, una rigurosa búsqueda del placer sin ningún tipo de intimidad psicológica.

¿Cuál es el impacto en la vida cotidiana de una pareja? ¿Cuáles son los pros y los contras?

El sexo es un placer, no debe ser útil. Los contras: en la práctica del swing podrá encontrar algunas dificultades. Tenía solicitudes de ayuda de parejas que habían experimentado el intercambio sobreestimando su capacidad para liberar los compañeros de expresarse sexualmente con otra persona, dejando emerger también aspectos no conocidos a veces a la pareja habitual. En otros casos, la práctica intercambio se convirtió en necesaria para uno de los dos para obtener la excitación y para la otra mitad esta necesidad ha sido insostenible.

Una posible motivación psicológica puede estar en la necesidad de una confirmación, para sentirse deseado/a, pero la consecuencia puede ser la de siempre querer aumentar el enfoque en el juego erótico.

O también el hecho de ver a su pareja satisfecha sexualmente con otro hombre, tal vez más musculoso, por un lado, puede inducir la competencia, pero, por otro, en las personas de baja autoestima e inseguras, se puede tomar el peso de la sensación de ser incapaz satisfacer sexualmente la compañera.

Por último, tal vez la contribución real de la pareja a el intercambio es la elección de la pareja con las que hacer lo mismo y la complicidad de la trasgresión.

Y, sin embargo, estas experiencias pueden dejar una sensación de vacío y de insatisfacción, y algunas parejas terminan rompiendo a veces porque uno de los dos otorga al sentimiento, o porque la pareja en sí da paso a la presión de los celos, la frustración y la decepción con respecto a esta actividad erótica.

Continue Reading

Amistad con derecho a roce: La mejor manera de disfrutar

Para muchas personas, la amistad con derecho a roce es todo un peligro a evitar dentro de las relaciones personales, pero lo cierto es que si ambos en la pareja tienen las cosas claras no hay por qué temer a futuros problemas y malentendidos. De hecho, cada vez son más los que deciden dar un paso más allá de su amistad y comenzar a disfrutarla, pero sin ningún tipo de compromiso más allá.

Amistad con derecho a roceLos amigos con derecho a roce no buscan un futuro ni una relación estable, sino que simplemente se estiman, conectan bien en el plano sexual y buscan una experiencia satisfactoria y divertida para pasar el tiempo. En este tipo de amistad especial no hay cabida para los sentimientos profundos, para el amor o para el romance. No hay ningún tipo de atadura y, por eso, los beneficios que se pueden sacar de ella son muchos, especialmente para aquellos/as que aún no estén preparados para empezar una relación seria.

amizad-con-derechosEn primer lugar, en el sexo tenemos la ocasión de sentirnos menos vergonzosos e incluso podríamos querer probar otras cosas que con nuestra pareja no querríamos. ¿Qué tal, por ejemplo, un menage a trois? Además, este tipo de relaciones tampoco requieren compromiso de nuestra parte, por lo que nos deja libre albedrío para conocer, mientras tanto, a otras personas o para decidir cuándo nos apetece un encuentro o no. Aún así, hay que tener en cuenta que ante todo los une una amistad, por lo que el respeto, el aprecio y la honestidad son fundamentales. No hay razón alguna para mentir.

En definitiva, son muchos los consejos que puedes seguir para disfrutar de una amistad con derecho a roce sin problemas ni complicaciones, pero la premisa y norma principal es muy fácil: no te enamores y goza el momento.

Continue Reading

Cómo saber si una mujer se siente atraída por ti

lenguaje-corporal-de-las-mujeresTodos hombres en algún momento se ha preguntado si una determinada mujer siente atracción hacia él. Lo cierto es que los hombres, por lo general, suelen manifestar cierta torpeza a la hora de leer entre líneas y captar las sutiles señales que envían las mujeres cuando están especialmente interesadas por alguien. Estas señales, a veces inequívocas, son en su mayoría gestos no verbales que las mujeres emiten involuntariamente, por lo que hay que tratar de estar atentos, si deseamos saber si le gustamos a una chica.

Así pues, si te “mueres” por saber si tienes alguna posibilidad con esa chica que te genera mariposas en el estómago y que te hace fantasear con encuentros románticos, a continuación de mostramos una serie de indicadores que resolverán tus dudas:

Empezaremos por la señal quizá más elemental: la mirada. Si el contacto visual hacia a ti se va haciendo evidente, y en bastantes ocasiones compruebas que te mira disimuladamente y aparta la mirada cuando se cruza con la tuya, estás de suerte, es muy probable que a la chica le hagas “tilín”.

como-darse-cuenta-si-le-gustas-a-una-mujerLas sonrisas también hablan por sí solas. Si no conoces prácticamente de nada a la chica y en alguna que otra ocasión tu mirada se ha cruzado con la suya y te ha sonreído, seguramente les has causado una muy buena impresión inicial. En el caso de que ya la conozcas, si percibes que casi todo lo que sale por tu boca le hace gracia, sin duda, ella siente una fuerte atracción. Cuando a una chica le gustas, sonreirá hasta cuando le hables de trabajo o de cualquier cosa, pese a que no tenga nada de cómica.

La orientación de su cuerpo cuando está en frente tuya es otra manera bastante certera de saber si la chica muestra interés por ti. En caso afirmativo, la chica se inclinará hacia ti mientras conversa, apuntando su barbilla hacia tu rostro, y tenderá a aproximarse, incluso llegando a tocarte, señal clara de que le agrada el contacto físico contigo.

Hasta aquí algunas indagaciones respecto al universo femenino, que puede resultar algo complejo para los hombres más despistados a la hora de distinguir los secretos del cortejo femenino. Desde aquí te aconsejamos que, si notas estas señales de modo evidente, te tires a la piscina, puesto que tendrá agua con total certeza.

Continue Reading

Las mujeres y el vino, dos placeres de la vida

mujeres-y-vino_1El amor del hombre por las mujeres y por el queridísimo vino se derrama en cientos de proverbios que dan fe de una relación a tres bandas… que, a veces, toma caminos… dando bandazos. Vinos, mujeres y amor de hombre en una relación abierta y con un final impredecible que se disfruta, cómo no, a sorbos.

Del mosto alcoholizado, de las hembras y del querer macho cuenta un proverbio popular con claridad de vino blanco que ‘las mujeres y el vino sacan al hombre del tino’.

Un brindis corre la voz de que ‘por todas ellas/por las que son más bellas/por las que tienen el culo bien ancho y por las que muestran el cuello estrecho/ por las que nos dan sus labios sin interés/ aunque las llenen las telarañas/ por todas ellas/por las queridas botellas’, de vino, claro.

De la más noble de las cosechas se cuenta que ‘el mejor vino debe tener tres prendas de mujer hermosa: el buen color, una buena nariz y una buena boca’.

Otros proverbios van más lejos y creen al vino y a la mujer como cosa de batalla, como el que dice ‘al que tiene mujer hermosa, casa en frontera y viña y vino en carretera, nunca le faltará guerra’. Una guerra que ciega la vista del hombre cuando se cuenta también que ‘por la mujer y el vino, yerra el hombre su camino’.

mujeres-y-vino_2Del gusto por el vino y por lo que es el resto de las cosas que entretienen y cuentan para los mortales hombres se advierte que ‘la mujer con las telas y el hombre con el jarro, todo es despilfarro’. ¿Exageraciones?

¿Seguro?. Para algunos el vino y la mujer tienen dos caras cuando se canta que ‘amor de ramera y vino de frasco, a la mañana dulce y a la tarde amargo’, que ‘mujer, vino y caballo, es mercadería de engaño’, que ‘mujer casada es viña vendimiada’, que ‘viña y mujer sin guarda, vendimia hecha’ y cuando se apuesta porque ‘en viña vendimiada y con mujer casada, rebuscar siempre agrada’.

Pero hay algunos que cantan a la esperanza del vino cuando la mujer falla y recitan aquello de que ‘a mal de cama y mujeres, colchón de vino’. ¿Qué más se puede pedir? Sí, más vino, ¡venga vino!

Continue Reading

10 lugares poco comunes y excitantes para tener sexo con su pareja

  • Los ascensores fueron siempre un buen lugar para una aventura rápida, casi sin tiempo a desvestirse, de píe, como casi única posibilidad y con el aliciente del morbo a ser encontrado.sexo en la oficina
  • En la oficina o el trabajo, sobre una mesa o un escritorio. Lanzar los papeles, probar nuevas posiciones. Una recomendación es usar la mesa de su propio jefe.
  • Los baños han sido y serán uno de los lugares favoritos por muchos. En restaurantes, en el trabajo e incluso en la clínica. Poco espacio, pero una gran movilidad para improvisar y disfrutar.
  • Otro de los lugares idílicos es la alberca o la piscina. Aquí se practican posiciones que en ningún otro lugar llevarías a cabo, sorpréndase y sorprenda a su pareja. El jacuzzi sirve como lugar de encuentro y los burbujas se ofrecen como juguete adicional en la relación.
  • Una noche en el campo, con una tienda de campaña o al aire libre, bajo el cielo estrellado y con todo el rumor de la naturaleza viva, Quizás no es el lugar más cómodo, pero si muy excitante y erótico.
  • Los aviones, en pleno vuelo, son otro de los lugares favoritos por muchos. Aquí se ofrecen dos alternativas, bajo la mantita, por la noche, disimulando en silencio o los siempre recurrentes baños del avión, para parejas más atrevidas y rápidas.sexo en la ducha
  • El lugar más excitante y atrevido es, sin duda, la calle. Con el silencio, en la oscuridad o a plena luz del día, el miedo a ser visto es el mayor morbo.
  • El último film de su director favorito con su pareja, el silencio, la oscuridad y la intimidad son la clave para ofrecer un rincón de pasión, cuidado con los mirones.
    En muchas películas, las sillas sirven como inicio para una relación sexual, pero sirven como juguete perfecto y para probar nuevas posiciones con la pareja.
  • La ducha es otro de los lugares comunes. Siempre ha quedado en un segundo plano, pero la ducha cuenta con alicientes como el agua tibia, el espacio y las posturas que podemos tomar.
Continue Reading